5 consejos para comprar un ordenador de sobremesa nuevo

consejos para comprar un ordenador de sobremesa

Se acerca la época del año donde muchas familias en el mundo suelen renovar muchas cosas en su hogar. En años anteriores, muchas personas priorizaban en artículos electrodomésticos, por ejemplo televisores, lavadoras, hornos microondas, etc. Ahora las necesidades en los hogares han evolucionado mucho, y artículos como los teléfonos móviles, las computadoras de sobremesa y los ordenadores portátiles se han convertido en pieza fundamental de cualquier familia en el planeta. Por ello, en estas épocas pre-decembrinas son estos dispositivos los reyes de las ventas.

A este punto, no cabe duda que tanto el móvil como el ordenador se han convertido en las herramientas más importantes de la humanidad, tanto a nivel profesional, doméstico, educativo y claro, también desde el punto de vista recreativo y ocio. En el caso de los ordenadores de sobremesa quienes ya tienen muchos más años en el mercado que los smartphone, hay hoy una infinidad de marcas, modelos y características, adecuadas a cada necesidad. Y pese a que ya tienen más de 30 años en el mercado comercial, todavía hay familias que realizan compras inadecuadas.

Para quienes trabajamos en este medio, posiblemente nos parezca muy fácil elegir el nuevo ordenador de sobremesa, pues ya sabemos las características y condiciones que el próximo aparato que compremos debe tener, para que cumpla con nuestras necesidades personales, sin escapar de las posibilidades de cada quien. Sin embargo, la gran mayoría no sabe cuáles son los aspectos fundamentales al momento de hacerse con un nuevo dispositivo.

Para todos ellos, hemos decidido preparar este artículo para ofrecer los mejores consejos para comprar un ordenador de sobremesa adaptado a cada necesidad

Consejos para comprar un ordenador de sobremesa 

Como siempre resaltamos en cada post sobre consejos para comprar algo, la elección siempre dependerá de la necesidad y el presupuesto de cada quién. En el caso de los ordenadores, podemos encontrar uno para cada necesidad, desde los más económicos, hasta los más potentes y costosos, no obstante, estos últimos por lo general responden a necesidades bien específicas, como puede ser el diseño gráfico, la arquitectura o el desarrollo de softwares. 

Lo cierto del caso es que, elegir el adecuado no es nada complicado, tan solo debemos saber para qué sirve cada especificación técnica. Además, gracias al auge de los Smartphones, ahora nos es más fácil reconocer ciertos términos, como por ejemplo; memoria RAM, almacenamiento, procesador, etc. 

Si bien es cierto, cuanto termines de leer este post no vas a terminar siendo un experto en informática que maneja todos los aspectos técnicos de un ordenador, pero al menos podrás reconocer de qué va cada uno, y cómo pueden beneficiarnos en las actividades que vayamos a realizar en nuestro dispositivo. 

Entonces, sin más dilación vayamos a los consejos para comprar un ordenador de sobremesa:

1. Procesador 

ordenador de sobre mesa
El procesador es uno de los aspectos de mayor atención al comprar un nuevo equipo.

Conocido también por CPU por sus siglas en inglés «central processing unit» lo que se traduce como unidad central de proceso, es básicamente el cerebro de nuestro ordenador. Y no es para menos, ya que funciona de manera similar al nuestro. Es la pieza donde se procesan todos los datos y se convierten en información para ser expresados en imágenes a través de un periférico de salida (monitor, altavoces, impresoras, etc.). 

Dicho de otra manera, el procesador se encarga de procesar cada una de las acciones sobre los softwares que el usuario requiera, con el fin de realizar una acción única. Un buen ejemplo sería, al iniciar un videojuego el procesador se encarga de leer todos los datos contenidos en el disco de almacenamiento, para convertirlos en imágenes, sonidos y acciones que el usuario puede recibir a través del monitor y altavoces. 

Entonces, básicamente mientras mejor sea el procesador, mayor procesamiento y rendimiento tendrá nuestro ordenador. Elegir aquí el adecuado, dependerá de las necesidades y posibilidades de cada quien. Si simplemente vamos a usar nuestro aparato para trabajar con programas de oficina como Microsoft Office o similares, no necesitaremos una bestia parda en procesamiento, por lo que podríamos elegir las versiones más económicas sin ningún temor a que nos quede pequeño. Por el contrario, si necesitaremos ejecutar aplicaciones mucho más exigentes como AutoCAD, tendremos que invertir en uno con mayor frecuencia en el reloj, más núcleos y de generaciones más potentes. 

Si todos estos términos les parecen totalmente desconocidos, no te preocupes, en cada software siempre están los requisitos mínimos del sistema, donde podremos saber qué producto comprar. Así que podemos ir directamente a la tienda y mencionarle al vendedor las características que nuestro próximo ordenador debe tener.  

2. Memoria RAM 

Ya este aspecto se ha vuelto muy conocido por todos, principalmente porque es uno de los aspectos técnicos que más atención le prestamos al momento de adquirir un móvil nuevo. En el caso de un ordenador también tiene especial importancia, sin embargo, casi nadie sabe para qué sirven y se dedican exclusivamente a elegir los que más mayor memoria RAM tienen. 

Evidentemente mientras mayor cantidad de RAM mejor será el rendimiento, pero esto amerita una inversión mucho mayor que no siempre merece la pena, y mucho menos si lo que vamos a trabajar en la suite de Office y cuando mucho, hacer pequeñas ediciones en Adobe Photoshop. 

La función de la memoria RAM es almacenar temporalmente los datos de las aplicaciones, software y del Sistema Operativo mientras se ejecutan, para enviarlas directamente al procesador para que trabaje. Al ser una forma de almacenamiento de muy alta velocidad, permite que toda estos datos no procesados lleguen de manera muy deprisa al CPU y este puede ejecutarlos en el menor tiempo posible. 

Al tener mayor cantidad de RAM podremos ejecutar programas mucho más pesados, sin ralentizar los procesos, asimismo tendremos la capacidad de tener mayor cantidad de software activos al tiempo, si tampoco perjudicar el rendimiento del ordenador. Ahora bien, a lo mucho hoy en día los elementos más exigentes recomiendan como mucho 16 GB de RAM, pero esto es para juegos y aplicaciones como las que mencionamos líneas arriba. Así que os recomendamos que si no tienes muchas necesidades, con 8 GB de RAM es más que suficiente. 

3. GPU o memoria dedicada a vídeo 

Otro elemento que también se ha popularizado tremendamente es la tarjeta de vídeo. Es muy fácil encontrar a personas que quieran hacerse con un ordenador con una tarjeta de vídeo poderosa, sin embargo, solo muy pocos realmente aprovechan este componente. En nuestro caso particular, vamos a recomendarte que no hagas mucho caso a este aspecto si vamos a trabajar desde Zoom o Microsoft Teams y con la suite de Microsoft, porque para nada nos va a servir, sino que con el integrado que traiga el ordenador es más que suficiente. 

Ahora bien, si tenemos otras necesidades como para la del diseño gráfico, el gaming y la edición de contenido multimedia, aquí no debemos escatimar en gastos y hacernos con una buena tarjeta externa. Las marcas más renombradas y poderosas son Nvidia y AMD, por lo que de acuerdo a las especificaciones del software a ejecutar, te tocará elegir la que mejor se adapte. 

4. Almacenamiento 

Este componente es muy fácil de entender y también, bastante conocido por todos gracias al auge de los móviles. De mientras mayor capacidad de almacenamiento tendremos, más posibilidades de guardar más información en nuestro dispositivo. En esta época los archivos son mucho más grandes, una foto promedio pesa entre 10 a 20 MB, además también los programas son más pesados, como mínimos para instalar Office necesitarás unos 4 GB libres.

Al no ser el componente más costoso, sí podríamos tirar alto, sin embargo, aquí os dejamos un truquito. Para ahorrar unos cuantos euros, podemos comprar un ordenador con un disco SDD (disco en estado sólido) de por lo menos 250GB para almacenar las aplicaciones y el sistema operativo y otro adicional, de 1 terabyte, con la intención de almacenar archivos.

El primero es un tanto más costoso pero también de mejor rendimiento, la información carga mucho más rápido, el segundo por su parte, es más lento pero también más económico. Como las aplicaciones necesitamos que carguen rápido, las guardamos en el SDD y los archivos que no necesitamos mucha velocidad, los guardamos en el lento, de esa manera optimizaremos el funcionamiento, sin repercutir en nuestro bolsillo. 

5. Monitor 

El último elemento al que debemos prestarle atención es al monitor. Aquí podemos también pensar en nuestra necesidad, pero también deberíamos considerar la salud de nuestros ojos. Así que no escatimemos en gastos y elijamos un buen monitor, con un tamaño importante que nos permita trabajar sin esfuerzos, que tenga protección ocular y claro, que encaje en el lugar donde lo vamos a instalar. 

Estos son algunos de los principales consejos para comprar un un ordenador de sobremesa, aunque también podemos considerar la fuente de alimentación, el case, el sistema de refrigeración y por qué no, la salida de sonido.